viernes, 4 de diciembre de 2015

Mad Max: Furia en la carretera

En los treinta años que separan Mad Max más allá de la cúpula del trueno de Mad Max: Furia en la carretera (libre traducción en España de lo que debería ser "Mad Max: Carretera de Furia") el autor de la trilogía original y de esta nueva entrega, George Miller, ha recorrido una senda como director cada vez más cercana al cine infantil, pasando de Las brujas de Eastwick y El aceite de la vida a la secuela Babe, el cerdito en la ciudad y a las dos entregas de Happy feet. Ello da como resultado que este reboot de las aventuras de Max Rockatansky (Tom Hardy) sea, en el fondo, un film más dirigido a un público familiar de lo que aparenta a simple vista, cuyo diseño de producción frecuenta lo desagradable pero sin rozar lo políticamente incorrecto (como delatan esas imágenes resueltas fuera de plano, como el parto de un bebé malogrado o la muerte de un villano al que la máscara que le permite respirar le es arrancada de cuajo). Nada hay de malo en ello, pero es un síntoma más de que el director ha vivido una especie de retiro creativo durante los casi quince años que estuvo intentando hacer realidad este proyecto. De hecho, las referencias cinematográficas que encontramos en esta entrega nos llevan a títulos como Brazil de Terry Gilliam o Dune de David Lynch, ejemplos del cine fantástico de cuando Miller puso punto y aparte a esta saga. No obstante, el cineasta se muestra más en sintonía con lo que ha evolucionado en todo este tiempo la industria de entretenimiento, y concibe su película como una inmensa introducción a cualquier videojuego de aventuras de última generación, esas piezas audiovisuales en los que prima la acción sobre una historia y un diseño de personajes muy básico, definidos de un plumazo. De hecho, las flaquezas de este nuevo Mad Max están precisamente allí donde el narrador intenta profundizar, como en ese gran bache central en el que los personajes encuentran a las últimas de las llamadas "Many Mothers", en un proyecto donde se nota, para bien, una esforzada pre-producción consistente en el desarrollo de miles de storyboards, antes incluso de preparar un guión que, no por casualidad, co-escribe el artista gráfico Brendan McCarthy.

Mad Max: Fury Road - George Miller - 2015 [ficha técnica]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada